Fungicidas Orgánicos

Los fungicidas orgánicos son sustancias con propiedades anti fúngicas y de naturaleza orgánica empleadas para prevenir y erradicar hongos, moho u otro tipo de enfermedades y pestes que afectan a las plantas. Su naturaleza química debe ser heterogénea, permitiendo controlar la enfermedad una vez que se ha establecido en el cultivo.

Una de sus principales premisas es evitar el uso de sustancias químicas de síntesis, con el fin de llevar a cabo una agricultura más natural evitando sustancias más perjudiciales para el medio ambiente.

Razones principales por las cuales se utilizan los fungicidas:

  • Son utilizados para controlar las enfermedades durante el establecimiento y desarrollo de cultivos.
  • Incrementar la productividad de un cultivo y reducir sus daños, evitando afectar las partes comestibles del cultivo y valor comercial del cultivo.
  • Mejorar el periodo de almacenamiento y la calidad de las plantas y los productos cosechados.

Los fungicidas son un componente vital del manejo de enfermedades ya que las controlan satisfactoriamente. Para que estos sean efectivos, deben ser aplicados antes de que la enfermedad ocurra o a la primera señal de síntomas; los fungicidas solo pueden proteger de las enfermedades tejido nuevo no infectado.

Los fungicidas se categorizan en base a sus características:

  1. Movilidad en la planta: De contacto o sistémicos. Los fungicidas de contacto (también llamados protectores) permanecen en la superficie de la planta.
  2. Función de protección: Preventiva o curativa. Los fungicidas de contacto son productos adecuados para uso preventivo (profiláctico), ya que funcionan por contacto en la superficie de la planta en donde han sido aplicados.
  3. Rango de actividad: Un punto o múltiples puntos de acción.  Los fungicidas que actúan de manera única son activos sólo en un punto de una ruta metabólica en el patógeno o afectan una enzima o proteína esencial para el hongo.
  4. Modo de acción.  Los fungicidas “matan” a los hongos dañando su membrana celular, inactivando enzimas o proteínas esenciales o interfiriendo con procesos claves tales como la producción de energía o la respiración.
  5. Grupo químico: Inorgánico u Orgánico.  Los fungicidas también pueden clasificarse de acuerdo a su composición química.  Químicamente, las moléculas orgánicas son aquellas que contienen átomos de carbono en sus estructuras, mientras que las moléculas inorgánicas no los presentan.  Muchos de los primeros fungicidas desarrollados fueron compuestos inorgánicos a base de azufre o iones metálicos como el cobre, estaño, cadmio y mercurio que son tóxicos a los hongos.

Por lo general, los fungicidas solo protegen de la enfermedad el crecimiento nuevo no infectado. Dado que el modo de acción de la mayoría de los fungicidas es tan específico, los pequeños cambios genéticos en los hongos pueden superar la eficacia de estos productos. No obstante, los productores a menudo usan sistemas de pronóstico de enfermedades o umbrales de acción, cuando están disponibles, para garantizar que se apliquen fungicidas cuando sea necesario para así evitar el gasto y el posible impacto ambiental de aplicaciones innecesarias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.