ACCIÓN FÚNGICA EFECTIVA DE SQ2, EN CULTIVO DE PEPINO PERSA

Bienvenidos a las redes sociales de Rey Tláloc. Las historias de los clientes es la mejor forma de compartirte la seguridad de nuestros productos. En esta ocasión, traemos para ti el testimonio del Ingeniero Miguel, quien presentó problemas de tipo fúngicos como Mildiu, el cual es una de las enfermedades foliares más importante, pues su desarrollo es favorecido por las condiciones propias de la humedad; mismas que son mantenidas durante periodos prolongados.

Los primeros síntomas que se alcanzan a percibir, se muestran en el haz de las hojas en formas de manchas amarrillas, con formas irregulares. Dado que, la temperatura alta de humedad, favorece su permanencia y en correspondencia a las manchas, comienzan a aparecer estructuras de color grisáceooscuro en el envés, las cuales pertenecen a los fructificaciones del patógeno, esporangios y esporangioforos.

Por otro lado, también presentó Oídio, nombrado popularmente como blanquilla o cenicilla. Es un hongo parásito que se instala en la planta; la cual se muestra en forma de polvillo, harinoso o algodonoso gris, formada por el micelio y los conidios, que son los órganos de reproducción asexual. Si no se controla el ataque, las hojas se vuelven amarillentas y las plantas pueden llegar a secarse. Su aparición se le debe a una combinación de factores, entre los que intervienen el tiempo atmosférico, el ambiente, y en el caso de cultivos, también influye el abandono excesivamente cargados de nitrógeno, condiciones de poca luz y en zonas altamente húmedas, con temperaturas entre 10ºC y 20ºC. Por lo tanto, ambas son tan comunes en el cultivo de pepino persa que, también se presentaron en la plantación de Miguel.

Por este motivo, acudieron a nosotros para utilizar nuestra tecnología SQ2. El tratamiento que utilizaron con el producto, fue por medio de tres etapas; la primera fue en pre-trasplante, el cual, es para limpiar el suelo; en la segunda, se aplicó por vía drench, a razón de 20-40 mililitros por planta. Y finalmente, a intervalos de 20 días, aplicaron de forma foliar a 600ml por hectárea.

Los beneficios que se logró percibir durante este tratamiento, fue principalmente que, SQ2 es de carácter orgánico. Lo que posibilita su uso en cualquier etapa y momento del cultivo. En resumen, se percibió la flexibilidad que no es fitotóxico, es decir, podemos agregar el SQ2 incluso minutos antes de cosecha. Ya que, no limita, ni existen intervalos de seguridad; además, de la acción fúngica, el cual es muy efectiva.

¡Las utilidades que nos compartió el Ingeniero Miguel, puedes recibirlos tú también, con la tecnología SQ2!

REFERENCIAS

Jonathan Leake, David Johnson, Damian Donnelly, Gemma Muckle, Lynne Boddy & David Read (2004). «Networks of power and influence: the role of mycorrhizal mycelium in controlling plant communities and agroecosystem functioning». Revue canadienne de botanique 82 (8). pp. 1016-1045.

Osherov, Nir; May, Gregory S (30 de mayo de 2001). «The molecular mechanisms of conidial germination»FEMS Microbiology Letters (en inglés) 199 (2): 153-160.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *